28 ene. 2013

23 ene. 2013

Ansio poder rozar tu piel, sentir lo que sientes cuando estas conmigo, notar el despliego de tus alas, angel. Pero no logro entender el porque de todo esto, de este desasosiego, del temor que me recrea el no saber que incitas en mi... Ojalá tuviera algo a lo que aferrarme, a lo que sujetar este cuerpo sin conciencia, sin mente, sin sueños a los que aspirar.
Una oleada de rabia e ira iba creciendo en mi interior por cada lágrima que ella derramaba en un intento de liberarse de aquella frustración, que iba apagando la llama de su alma cada vez más deprisa.
Ver cómo su sonrisa se iba marchitando con el tiempo y sus ojos se volvían fríos y oscuros como las sombras que le atormentan...
Ha hecho llorar a la persona equivocada y así pues ha firmado su sentencia. Ha hecho
entristecer a una de las personas más importantes de mi vida y así pues su existencia ha llegado a su fin.


- PiedraLuna -

http://lucia20796.blogspot.com.es/

Y esta es una de mis escritoras favoritas, pasaros por su blog, no os arrepentireis!

22 ene. 2013

Y muere, se desvanece, no deja nada, solo un vacio enorme incapaz de rellenar, pero junto a ella va mi corazon, que ya no es nada, es insolito guardar algo que no te va ha hacer nada más que sufrir, para que dejes de existir, mientras sucumbo en lo mas profundo de esta inutil vida...
Uno no puede ser fuerte cuando no tiene algo por lo que luchar...
Solo necesito morir, dejar de existir, hacer que este dolor cese, que se apague... Dejar que mi alma sea libre y deje de vagar por mi ser sin descanso alguno, sin parar de sentir este dolor, y estas ganas de no volver jamás...
Quisiera llegar a la luna, rozar las estrellas y, estando ahí arriba, sonreír para que vieras que logro vivir sin tu presencia...

7 ene. 2013

El frío nos adormece, nos hiela, nos cohíbe  intimida, nos recuerda la soledad, el miedo al abandono, al rechazo, al dolor... En cambio el calor nos abrasa, nos llama, controla nuestro cuerpo, simplemente manda en él... Hay gente la cual tiende a amar lo primero , incondicionalmente, la seguridad de lo oscuro, la tranquilidad del silencio, la sencillez de la noche... Otros son opuestos, cambiantes, inciertos... Y existe una tercera clase, la que adora lo incitante, lo imposible pero ¡Suele abrigarse!