31 mar. 2014

¡Ya no queda nada! 2 de Abril, ZARAGOZA.

 
¡¡Gente de Zaragoza, que ya no nos queda nada!! ¡Qué ganas de ver a todos el miércoles! En la presentación os espero

Entrevista a Lena Valenti, por Vallecasdigital.com

¡Os dejo la entrevista que han hecho a Lena!

Vallecasdigital.com ha tenido el placer de entrevista a la autora de la ‘Saga Vanir y ‘Amor y Mazmorras’, Lena Valenti (@lenavalenti), por su nueva novela: ‘Panteras’, publicada en España con el sello Random House Mondadori.

“La Saga Vanir me ha dado la oportunidad de poder vivir de mi vocación”

En primer lugar me gustaría recordar La Saga Vanir, ¿qué ha supuesto en tu vida?
La Saga Vanir ha sido la Saga con la que cuatro años atrás me presenté en sociedad.  Ha creado increíbles comunidades, me han traducido en otros países, y sigue siendo a día de hoy una aventura, pues aún no ha acabado. Ella me ha dado la oportunidad de poder vivir de mi vocación.
Después de escribir ocho tomos sobre la misma, ¿qué es lo que más echas de menos al embarcarte en nuevas aventuras?
Pues no echo de menos nada, porque al ser muy prolífica escribiendo, mientras avanzo mis sagas puedo escribir otros libros y otras historias que tengo en mente, así que no me centro solo en ‘Vanir’ o en ‘Amos y Mazmorras’. Durante el año dejo escritas otras cosas y eso me ayuda a refrescarme.

“Panteras’ aterriza cuando más la necesitamos, cuando más derechos quieren arrebatar a la mujer”

He leído que ‘Panteras’ es mucho “más que un libro de romántica y de histórica, es un grupo de guerra por todas las mujeres y un canto a la libertad”, ¿crees que define bien lo que querías reflejar?
‘Panteras es’, además de ser una maravillosa historia de amor desgarradora, llena de historia, revelaciones, aventura y sensibilidad, sin lugar a dudas, es un libro que aterriza a día de hoy, en nuestra actualidad, justo cuando más lo necesitamos, y justo en el momento que más derechos quieren arrebatar a la mujer. Parece que en vez de ir hacia delante, vamos hacia atrás como sociedad. Y eso es aterrador. Y aun así, ‘Panteras’ no es un libro feminista, pues dejo muy patente que para estar a favor de la mujer, debemos tener buenas razones para ello, no solo vamos a defender a la mujer por ser mujer. La igualdad no es un privilegio, sino un derecho que debemos ganarnos, y mis ‘Panteras’ ponen las primeras piedras del cambio para ello, con pruebas, con acciones y con mucha emotividad.  Para conseguir sus propósitos, las ‘Pantera’s, igual que nosotras, necesitamos de nuestros hombres, los más empáticos y justos, para que nos apoyen y caminen, no detrás ni por delante, sino, a nuestro lado.

“La gente dudará si las ‘Panteras’ existieron o no”

Para aquellos que todavía no lo conozcan, ¿qué se van a encontrar los lectores en ‘Panteras’?
Se encontrarán una sorpresa tras otra. Una novela llena de amor, valores y escrita desde el corazón. Una historia contada en un marco histórico georgiano, y tan documentada e hilada a la época que más de uno dudará de si las ‘Panteras’ existieron o no. Y sobre todo, una increíble y enriquecedora aventura, destinada a tocar a la gente y a unirla en sus propósitos.

“Las ‘Panteras’ son heroínas de carne y hueso”

Has dado a conocer a los lectores los berserker, valkirios (vanirios), las valkyrias… entre otros seres, ¿cuáles son las características de las ‘Panteras’?
Las ‘Panteras’ son heroínas de carne y hueso. Son mortales. Mujeres que fueron maltratadas por los más viles representantes de la sociedad patriarcal, y que se cansaron de ello. Personas que protegen a sus amigas, que se unen a ellas en su lucha, y que convierten los agravios de las personas que quieren, en sus propios agravios. Las ‘Panteras’ son mujeres que no son guerreras, no pelean por pelear ni por cabezonería. Son fieras, ansiosas por aprender, absorber conocimientos y culturizarse para poder rebatir así cada una de las razones por las cuales les prohibían hacer lo que querían, solo por el mero hecho de tener pechos. Y lucharon. Lucharon con uñas, garras y dientes para hacerse oír. Ellas empezaron a mostrarnos el camino.
¿Cuántos libros formarán la saga y para cuándo está previsto el siguiente?
Pues de momento no hay previsto ni que se convierta en una cosa ni en otra. ‘Panteras’ tiene un final bastante claro, pero con muchas posibilidades. Sin embargo, es libro único. Así que, ya veremos lo que pasa en un futuro.
Si por algo te distingues es por dotar a cada saga de un elemento único, un ingrediente que la hace totalmente especial y diferente, ¿cuál es el de ‘Panteras’?
Son varios los elementos de ‘Panteras’ lo que lo hacen un libro muy diferente de lo que la gente se espera leer en un libro catalogado como romántico-histórico. No sigue los patrones de los libros de época. Tiene otro tipo de detalles, e introduzco otro tipo de ideas y documentación para que no solo las mujeres lo lean. Los hombres que lo están leyendo, aún teniendo que leer esas escenas de amor que no les gustan demasiado, lo han pasado por alto porque se han quedado muy enganchados a la trama general de la novela. Es un libro muy a lo Alejandro Dumas, de aventura, de intrigas políticas, de venganza; muy a lo Austen, con mucho “sentido y sensibilidad”; y con mucho de Lena Valenti, con tensión, amor a raudales y mucha innovación.

“Ariel, Tess, Marian y Kate son mis heroínas más auténticas hasta la fecha”

La historia de un amor truncado por una traición y una venganza tramada por cuatro mujeres feroces, bellas e inteligentes, ¿qué nos puedes contar de cada una de ella?
Ariel, Tess, Marian y Kate. Son mis heroínas más auténticas hasta la fecha. Son mujeres dignas de admirar, por todo lo que han vivido y soportado, por todo lo que se han enriquecido como personas y por el gran caudal de conocimientos que han adquirido mediante los libros que en esa época era imposible que leyera una mujer. Pero ellas no eran mujeres normales y corrientes, tenían una curiosidad innata para aprender, y eso las formó hasta convertirlas en lo que se convirtieron, reaccionarias y no de armas, precisamente, sino mediante el dialecto y su inteligencia. Si en la vida actual ellas existieran, yo, que no soy fan de nada, sería una fiel admiradora acérrima de estas cuatro mujeres. Y sería capaz de hacer colas interminables solo para conocerlas.
Las mujeres forman un club clandestino en el que desafían a todo y todos, ¿qué aventuras les deparan?
Ellas unen sus fuerzas en pos de la venganza de Kate. Personifican en ella todo lo que sufrieron, ya que cada una vivió afrentas increíbles, y fueron supervivientes porque unas protegían a las otras. Desde que se unen deben pasar por muchas revelaciones, y vivirán muchas aventuras con increíbles giros de tuerca y sorpresas. Desde desafiar la orden del mismísimo Rey, a tener que enfrentarse a un Parlamento lleno de hombres… Y sobre todo, enfrentarse a los que las traicionaron, y a los que les rompieron el corazón. Sin embargo. Son ‘Panteras’, y lo harán todo con elegancia y sigilo. Hasta que tengan que mostrar los colmillos.

“‘Panteras’ no es feminista, es una novela sobre nosotros como seres humanos y como sociedad”

A pesar de ser un libro en el que las mujeres tienen el protagonismo también hay personajes masculinos de vital importancia, ¿qué puedes adelantar sobre ellos?
En realidad, el libro no va solo de mujeres. Va de personas y de los derechos que todos debemos tener, sin importar el sexo que nos identifique. Los hombres de esta novela, el padre de Kate, Matthew Shame, Montgomery, Abbes, Hakan, los amigos de Matthew, el primo Edward, Lord Perceval, el mismísimo Rey… Son tan importantes como ellas. En ellos se refleja todos los aspectos de la naturaleza humana. Y al final, son las piezas claves, porque sin el apoyo de alguno de ellos, según la historia de ‘Panteras’, jamás se hubieran empezado a asentar las bases en el Parlamento de un movimiento que, años más tarde, lo cambió todo: el Sufragismo. Pero sin el conocimiento, la empatía y la comprensión de esos hombres clave, nunca se hubiera conseguido nada. Por eso ‘Panteras’ no es feminista. Es una novela sobre nosotros como seres humanos y como sociedad.
¿Qué localizaciones vas a mostrar a los lectores?
Sobre todo Inglaterra (Oxford, Londres, Bath…), Chipre (la isla de Dhekelia), Constantinopla, y por encima Jamaica y Costa Rica.
En cuanto a la línea temporal, ¿cuándo sucede la historia y cuál ha sido el proceso de documentación?
La historia va desde el 1802, durante el Tratado de Amiens, al 1808, justo en medio de las guerras napoleónicas. Tuve que documentarme mucho, pues yo no soy historiadora y tengo los conceptos básicos que creo que tiene todo el mundo. Precisar fechas, moda, localizaciones, avances de esa época, historias de la Corte, leyes, funcionamiento de la cámara de los lores… Mucho de todo. Pero fue muy divertido. Cuando escribo una novela, la parte que más me gusta es la recopilación de documentación, porque es donde más aprendo.

“Panteras’ es un libro demasiado elegante para que convertirlo en otro libro erótico más”

Como siempre la historia de amor está cargada de erotismo, ¿alguna escena que has escrito te ha hecho ruborizarte?
Pues la verdad es que no. A mí ya no me ruboriza nada (Risas). Y ‘Panteras’ es un libro demasiado elegante para que convertirlo en otro libro erótico más. Precisamente porque quiero que lo lea todo tipo de lectores y porque me gustaría que la gente viera que la novela romántica no es solo erotismo, hay mucho más. Por eso hay pocas escenas de cama y todas completamente justificadas. Pero las que hay están llenas de sentimiento y de muchísimas emociones, que es como a mí me gusta narrarlas.
Te has metido en la mente de numerosos hombres y mujeres para crear tus historias, ¿cuáles han sido con los que más has disfrutado?
Disfruto de los malos, porque son muy fáciles… Es sencillo ser mala persona, retorcido y cruel. En cambio aprendo mucho de los persistentes y de los bondadosos, porque tienen que trabajar muy duro para no convertirse en seres mezquinos, incluso teniendo razones para ello. Por ejemplo, las ‘Panteras’ son todas fascinantes y las adoro, además inmediatamente empatizas con ellas. Pero me gustan los desgraciados, y como gran desgraciado y ciego están el padre de Kate y Matthew Shame: este último es una perla. Porque será odiado y amado por la gran controversia que tiene en su interior, y despertar esos dos sentimientos tan contrapuestos en el lector es lo más difícil que hay. Pero Matthew lo logrará.

“Creo que solo hay un libro oficial que merece ser tratado como manual de sexo: y es el kamasutra”

Numerosas mujeres afirman que utilizan los libros con alto contenido sexual como una especie de manual para sus relaciones, ¿qué opinas de esta nueva práctica?
Que pueden hacer lo que quieran, son libres para ello. Pero que no se queden solo con eso de los libros, porque sino entre un libro y una porno no habrá mucha diferencia. Yo intento que en todas mis historias hayan muchas más cosas que solo sexo, pues no incluyo ni escenas gratuitas al respecto, ni tampoco lleno las páginas con ello. Creo que están las escenas justas y narradas con la sensibilidad que puedo. A mí me interesa más tocar al lector en la cabeza y en el corazón, y después si se le alegra otra cosa, perfecto. Pero me gusta estimular a la gente que me lee con muchas otras cosas. Y aunque hoy en día proliferan libros eróticos, trilogías, bilogías y demás con exacto contenido y tramas gemelas y parece que la romántica se ha convertido en eso, creo que solo hay un libro oficial que merece ser tratado como manual de sexo: y es el kamasutra.
En pleno auge de la literatura romántico- erótico han aparecido muchas escritoras de este género, ¿qué crees que tiene tu pluma para que los lectores te sitúen en lo más alto?
Yo no sé qué es lo que tiene. Pero sí sé lo que quiero transmitir. Tacto, emociones, personajes palpables y tramas nunca antes leídas. Tocar, como he dicho antes, cabeza y corazón, sin importar si lo hago a través de una saga romántica paranormal como es la Saga Vanir, o mediante un thriller romántico y policíaco con retazos eróticos como es ‘Amos y Mazmorras’, o como una novela de narrativa romántico-histórica como puede ser mis ‘Panteras’. Escribo para pasármelo bien, pero por el camino quiero dejar una huella en todos los que apostaron por mis historias. Y ahora les ha llegado el turno a ‘Panteras’.
Finalmente, futuros proyectos.
Más de ‘Amos y Mazmorras’, más de ‘Vanir’, disfrutar de mis ‘Panteras’… Y dejar otros libros acabados. Porque siempre hay que ofrecer más, y sorprender.
Alexandra Manzanares Pérez
@AlexandraManza/ @vallecasdigital

http://vallecasdigital.com/lena-valenti-panteras-es-una-novela-llena-de-amor-valores-y-escrita-desde-el-corazon/

30 mar. 2014

#SoyPantera

<<No me arrepiento de ser como soy ni de creer en lo que creo. Me encanta ser mujer; y me encanta ser lo suficientemente diferente como para promover algún tipo de cambio a mi alrededor. Soy una pantera-reconoció en voz alta-. Y lo seré hasta mi último aliento.>> #SoyPantera

<< Las flores más hermosas, incluso con cicatrices, no dejan de ser hermosas. Porque no hay cicatriz más orgullosa, ni flor más especial, que la que luce con dignidad una rosa, que con espinas y sangre roja muestra heridas a voluntad; voluntad que refleja una lucha por el amor, la vida y la libertad. Para ti, hermosa rosa.>>

 

VANIR NEWS.

VANIR NEWS: Desde que empezó Editorial Vanir en el año 2010, habéis sido las mujeres las que más nos habéis apoyado y seguido en todos nuestros proyectos. Ha llegado el momento de que se revierta esto y a partir de este año, Editorial Vanir se va a convertir en una plataforma a favor de la igualdad y los derechos de la mujer. No concibo que en el siglo en el que vivimos, haya mujeres que por el mi...smo trabajo cobren menos que los hombres, que no las quieran dejar decidir sobre su cuerpo o que obliguen a casarse a niñas de 8-9 años para luego mantener relaciones sexuales... Y no sigo para no deprimirme...
Por eso vamos a utilizar el libro PANTERAS de Lena Valenti, que habla muchísimo sobre este tema, y sobre todo su grito de guerra de "SOY PANTERA", para hacer una campaña por la igualdad de la mujer, una igualdad que hace tanto tiempo que os debemos.
Yo, por supuesto, no soy una Pantera, pero como podéis leer en mi camiseta:

"YO CREO EN LAS PANTERAS"
Estaremos a vuestro lado,
nunca caminaréis solas.

Llevamos preparando esta campaña desde hace muchos meses, espero que seamos muchas las personas que nos unamos a ella, tanto mujeres como hombres, y que consigamos que se nos escuche en todo el mundo.
La campaña SOY PANTERA ha empezado, y quiero ser el primero en mostrar mi apoyo, mi solidaridad y mi foto, para que quede clara mi postura.

YO CREO EN LAS PANTERAS

En esta foto Valen Bailon
 
 
¡GRANDE VALEN! Tiene toda la razón del mundo.

PANTERAS, Lena Valenti, la reseña.

Se supone que aquí debo hablar de un libro llamado Panteras, escrito por la gran Lena Valenti. Pero no es solo eso, PANTERAS no es solo un libro, una historia, algo que debía ser contado.. Es una forma de pensar, son unas mujeres que lucharon por lo que creían que era justo para ellas, aquellas que nos ayudaron a ganarnos el puesto que tenemos ahora mismo en nuestra sociedad. Sí, han pasado muchos años desde entonces, tal vez algunos penséis que no pudieron existir, pero para mi no es así. Yo creo firmemente que en algún momento este grupo de damas fue tan real como la lluvia que ha caído esta mañana. Antes de nada, os presentaré a esta bella y dura vida, la de Katherine Doyle y las Panteras.

 


Todos os habéis dado cuenta de lo mucho que admiro a esta escritora, y no es para menos, cualquiera que lea alguno de sus libros se dará cuenta de lo que veo en ella, bueno yo y mucha gente más.
 No he leído muchas novelas históricas-románticas, pero por el simple hecho de saber que la había escrito Lena Valenti ya supe que valía la pena leerlo, y así hice. No me arrepiento de nada, porque es todo pasión. Podría decir que es una de las novelas que más me han gustado, pero todas ellas son de la misma escritora así que supongo que van en 'pack' , son completamente únicas y casi perfectas.

Panteras... ¿Qué es panteras? ¿Qué se puede decir de ellas? Pues, como el animal, son salvajes, feroces, elegantes, preciosas, fuertes y con las agallas suficientes como enfrentarse a todo lo que se les ponga por delante. Eso son estas fantásticas mujeres, Ariel, Tess, Marian, Kate... Pero no solo ellas son felinas, también hombres como Abbes y Hakan. Aunque no son tampoco solo ellos, todos aquellos que han sufrido y que han sabido levantarse una vez más tendrían ser considerados/as, PANTERAS.
Tengo tantas cosas que decir que ya no se ni como hacerlo. Todo lo que desprenden, ellas, la historia, el propio libro... Esas ganas de luchar, es básicamente un grito de libertad al aire. Aquel que mucha gente debería lanzar ya y dejarse ir. Esta lleno de amor, amistad, hermandad, y sobre todo, de realidad. Es la dosis de humanidad, y reflexión que mucha gente necesita, para poder aplicarlo a su vida, a afrontar aquello que quiere.
La historia de amor que tienen Matthew y Kate es impresionante, lo que llega a pasar este par y como sobreviven a ello, es lo que más me ha gustado.
Todo lo que ocurre a lo largo de estas 506 páginas ha hecho que acabe con mi corazón en un puño, el bello erizado y todas las sensaciones a flor de piel, hasta en algún momento he llegado a soltar alguna que otra lagrimilla que se ha escapado. He sentido el dolor de Kate como si fuera mío, la desesperación, los momentos en los que se emociona, cuando llora... Todo eso se ha creado en mi.
Algo que destacar: alguna que otra parte del libro no me la esperaba, yo ya tenia hecha una historia, un camino, y... ¡ZAS! Cambia totalmente. Así que no os esperéis nada, o sí, tal vez acertéis.

Eres completamente enorme, Lena, gracias por sorprendernos día a día, por crearnos estas ansias por querer siempre más, por mantenernos en vilo durante todo este tiempo... Gracias, pantera. Nos vemos el próximo 23.

Espero que os guste a todos, tanto como a mi me ha gustado leerla. 

PD: He aprendido a rugir como ellas ;)

 
¡QUÉ VIVAN LAS PANTERAS!

LENA'S NEWS

Me impresiona mucho que la gente haga recortes o ponga en sus estados frases de "Panteras". María Isabel González colgó este fragmento en Twitter, y es un momento del libro que yo adoro. Porque las cicatrices no afean; muchas dignifican y demuestran que incluso en un alma magullada hay belleza. ¡Besotes! ¡Por el amor y por la libertad! ¡Panteras!

Dolor e impotencia.

Chinos sacrifican tigres por diversión - Eso es lo que siento al ver esta noticia
Estaba haciendo la reseña de PANTERAS, cuando he visto esto... No puede ser que la gente sea tan IMBECIL, como para hacer sufrir a los animales y menos por diversión. Agghhh... De verdad, que asco de gente, a ellos si que los tendrían que sacrificar, asi más tigres vivirían, que por lo menos son más nobles que ellos.

Ficha técnica de... PANTERAS.

FICHA TECNICA
Autor: Lena Valenti
Título: Panteras
Editorial: PLAZA&JANÉS
Año: 2014
Lugar de publicación: Barcelona
Nº de páginas: 506

 RESUMEN DEL CONTENIDO
Época en la que ocurre la historia: 1803-1808

¿Dónde se localiza?
Londres, Dhekelia.

Síntesis de la historia.

Katherine ha regresado al lugar donde la rechazaron para escandalizar a una sociedad hipócrita, enfrentarse al padre que la defendió y, sobre todo, al hombre que no la amó lo suficiente como para creerla a ciegas. Ella ha cambiado y está dispuesta con su atrevimiento y sus ansias de venganza a acechar a los que la traicionaron; pero no está sola en su propósito.
Katherine y sus Panteras lucharán para enseñar a os hombres y las mujeres de su nación que todos guardamos secretos bajo llave.
Siendo una dama, la acusaron de libertina. Siendo libertina, demostrará qué significa ser una verdadera dama, aunque ello implique jugarse la vida.

¿Qué le queda a una mujer cuando la acusan por un delito que no ha cometido? ¿En qué puede apoyarse una dama cuando los hombros que debían consolarla desaparecen? ¿Cómo recompone una joven enamorada su corazón hecho añicos?
Muchos pensaréis que esa pobre desgraciada que vivió en la época georgiana, pisoteada por los hombres, no tuvo un buen final. Pero de haber sido así, no os podría contar esta historia, ni jamás conoceríais a las espléndidas mujeres que ocupan estas páginas, ni sabríais del club clandestino que se fundó en pleno corazón de Inglaterra, desafiando a todo y a todos.

Una historia de amor jamás contada llena de erotismo, aventuras y emociones a flor de piel. Un desafío en toda regla. Quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra. Uníos a las Panteras.

 PERSONAJES PRINCIPALES
Katherine Doyle, Lord Matthew, Edward, Ariel.

PERSONAJES SECUNDARIOS
Simon Lay, Lord Travis, Lord Spencer, Abbes, Tess, Marian, Richard Doyle, Burt Gates, Hakan, Jorge III...

 ¿Qué temas aparecen?
Venganza, revancha, el dolor, el amor, la lucha, la verdad...

Estructura: 31 capítulos, más un epílogo.
Narrador: tercera persona.
Valoración: Le pongo un 10 porque no puedo ponerle un infinito.
 Opiniones:
<<En general, Panteras, me ha gustado por la cantidad de guiños a personas que realmente existieron y lo bien documentada que esta, esa mezcla de realidad y ficción que hace que uno no sepa diferenciar del todo lo que fue de verdad y lo que pudo haber sido. Me han encantado los personajes secundarios y me he quedado con ganas de mas de cada uno de ellos, a pesar de que la novela acabe cerrando sus historias. Y lo que comentaba antes con Raquel, que a pesar de ser una romántica-histórica, había muchos momentos que uno pensaba que estaba ambientada en la época actual. Pero sobre todo me ha gustado la manera en que Lena hace ver la fuerza, la inteligencia y la valentía de las mujeres a través de Kate, en una época como aquella. >> Anna, Pantera y miembro de honor.

(Muchas gracias, Anna, por cederme esta bonita opinión.)

Today...

¿Qué tendremos hoy? ¡PANTERAS! Estará la ficha técnica y la reseña. Tengo muchas ganas de hablaros de estas magnificas mujeres y de todo lo que han hecho que sienta.
También tendremos a Lyss y muchas cositas más.

29 mar. 2014

¡Atentos a los relojes!

¡Acordaos que esta  noche hay que adelantar los relojes!

Queda poco para la acción, estad atentos.

Necesito relajarme, ni chocolate, ni abrazos, ni el estúpido vanirio... Nada, solo paz y agua.
Lleno la bañera, y hecho algo de jabón para que se cree una capa de espuma en la superficie. Hago que las ropas se deslicen por mi piel, como si fuera aire, quedando solo con la ropa interior. Me saco los calcetines, rosas con topos blancos, el híbrido, que encontré en uno de los cajones la noche anterior. Todo lo que hay en el armario es demasiado sexy, jamás se me habría pasado por la cabeza comprarme algo asi, pero... Ya que esta, ¿por qué no ''lucir''  un rato? Cojo una de las toallas blancas que hay sobre el delgado estante de acero, encima de la bañera, y la dejo sobre la pila junto a otra mas pequeña para poder envolver mi pelo.
Meto primero el pié derecho, veo como el vapor sale y empaña el cristal, entro el segundo y me estiro dejando que me tape, moje mi pelo y humedezca mi cara. Inhalo el aroma que desprende, y dejo que me adormezca el calor.

Abro los ojos, y apoyo las manos en las barandillas de la bañera. ¡Me he dormido! Salgo del sentimiento de tranquilidad y entro en uno de desesperación. coloco la toalla más grande alrededor de mi cuerpo y la otra me la enrollo a la cabeza. Salgo del baño, la habitación esta completamente a oscuras, al entrar aún la luz del sol la iluminaba... Cojo el teléfono que me han dado y miro al hora. Siete y media. He estado más de dos horas en remojo. Enciendo la luz, para poder ver por donde ando. En la parte superior de la pantalla del teléfono hay un pequeño icono en forma de sobre, un mensaje, busco en el menú y lo abro.

Reunión: A las 20h todos en el hall. Sed puntuales, Jae.

Solo hay eso, nada más. Ni una mísera pista de lo que ocurre.


Bueno, ya son 19 entradas las que hablan de esta peculiar valkyria. Ya llega la acción, así que.. No os despistéis.

El ansia es mia... ¿Y vuestra?

Aagh, estoy escribiendo cosistas de Lyss y me muero de ganas de que las leáis todas. Tengo muchas ganas de que esto avance y llegue a donde creo que mejor va a ser todo, pero de momento esto es lo que hay...

Solo 100...

Estoy apuntito de acabarme Panteras, no me quedan más de 100 páginas, y puedo decir que estoy absolutamente enamorada de esta historia.
A mucha gente, fuera del blog, le he hablado de esta preciosa novela y todos han querido saber más de ella, y probablemente, en menos de lo que canta un gallo la tengan entre sus manos. No se arrepentirán si lo hacen, este es un libro de aquellos que siempre perduran en la memoria del mundo, sobre todo, de aquellos que no creían que algún día leerían semejante estilo.

Pequeño proyecto.

Hasta hace nada he estado ayudando a mi hermana a escribir un texto para Sant Jordi, ya que se presenta al concurso literario de su instituto.
Os dejo como esta yendo la ''historia'' .

Hay tantas cosas que contar, querido Sherlock. Ya sabes el principio, pero no el tuyo. Es la primera vez que te escribo, la única vez que lo haré, donde contaré cual será mi final. Solo tu lo sabrás, porque nadie logrará imaginar mi, distinta, realidad.
No hace más de dos años que empezó, el desastre, el horror y la pérdida de todo aquello que amaba, junto a mi alma y mi corazón. Tengo miedo, mucho, siempre lo he tenido, pero jamás nadie ha estado ahí para sacarme de este profundo pozo en el que me encuentro. Tal vez pienses que podría seguir un poco más, pero… No te engañes, tarde o temprano, acabará conmigo.
Se puede decir que soy nueva en esto, no le he hablado a nadie de mi problema, me atemoriza el hecho de que la gente pueda repudiarme aún más de lo que ya lo hace, por ser distinta a ellos. Desde hace un tiempo, que no puedo dejar de acariciar todas las cicatrices que yo misma me he hecho, liberando todo el dolor que me habían causando.
Cuando empezó, cuando aquella gran oleada  de dolor que me arrasó, no encontré salida, me buscaba, pero no llegué a encontrar la luz que antes iluminaba mi camino y me daba la paz que hacía que lograra dormir tranquila. Aquella que ahora ya no tengo y que solo consigo derramando cada una de las lágrimas que me escuecen los ojos tras la máscara. Aunque en determinados momentos ni eso me devuelve a la vida.
Te he hablado de las cicatrices, no son casualidad, a mi entender no son más que gritos de dolor, desgarradores, de aquellos que te encogen el corazón y te rasgan la existencia. Sí, yo misma las hice, cogí mis adoradas amigas, las culpables, brillantes, hermosas y en ocasiones, muchas, manchadas de mi propia sangre.
Todo es un cúmulo enorme, como una bola de nieve que se va haciendo más y más grande a medida que la arrastras. Mi problema, sencillamente, la sociedad. Familia, compañeros, amigos, o aquellos que creía que lo eran. Todos tan iguales, tan perfectos, como robots programados para ser completamente idénticos, simples maniquíes vestidos con la misma ropa.  Responsables de cada una de mis heridas, de los sentimientos de ira y desconsuelo que han asolado mi ser.

 
Espero que os guste, y a ver que os parece.

28 mar. 2014

Ajá... Lyss, ¡vuelve a la batalla! 18.

Aquí la tenemos de nuevo, a la valkyria chiflada, con lengua viperina y con agravios. Mi pequeña Lyss que gracias a todos vosotros va siendo cada vez más grande y mejor. Gracias por ayudarme.


- Mmmm... La tarta...- digo mirándola desde la lejanía.

Ojalá no tuviera que levantarme, la verdad. Si fuera vaniria podría traerla en un abrir y cerrar de ojos..
Como si fuera una pequeña minina, me deslizo sobre las suaves sabanas. Lentamente, a cuatro patas. Llego al borde de la cama me apoyo sobre él con la mano derecha, estiro el brazo libre, casi no me queda nada para poder cogerlo, rozo el plato, ya lo tengo. Un poquito más, solo un poco, y… ¡PLAS! Ahora no veo más que suelo. Solo me quedan las piernas sobre la cama. Pongo las palmas sobre la madera y me levanto.
- Agh…¡Qué bien!
Vaya porrazo me he metido, de boca contra el suelo, ¿no quería tarta? Toma 'tartazo'.
La cojo y me vuelvo a sentar sobre la cama, esta vez vigilando no estar a punto de escurrirme de nuevo.
Con la cuchara le hago un cortecito, para que la porción no sea muy grande. Me la acerco a la boca, que ya la tengo abierta, pero un estruendoso golpe contra la pared hace que dé un respingo y se me caiga.
¡Esto ya es la gota que colma el vaso! No me la voy a poder comer tranquila.
Me levanto, abro la puerta y voy a la habitación de al lado. Pico repetidamente, hasta que alguien me avisa de que abrirán.
- Vooy…- dice alargando la ‘’o’’.
Alzo la mano para volver a tocarla, pero entonces es cuando abren la puerta.
Oh, genial.. Miro al inquilino con cara de asco, me doy la vuelta, dejando que mi pelo le de en la cara y vuelvo a mi habitación aunque no antes sin advertirle:
- Vuelve a hacer ruido y te calcino el cuarto. Primer aviso, colmillos.

 
Y así estoy con vosotros:


Muchísimas gracias a todos, sobre todo a mis panteras.

Vaya...

Os estoy preparando una decimo octava entrada de la historia de nuestra Lyss.
Espero que os guste, es muy probable que os haga reír, estoy orgullosísima de ella.

Muere una niña de 8 años en su noche de bodas... IMPRESIONANTE.

LENA'S NEWS
Me voy a cagar no una sino cien mil veces en todos estos desgraciados pedófilos. Y encima Iraq quiere legalizar estos matrimonios. ¿Pero el ser humano está tarado o qué? ¿Pero esta gente es humana? Buah, me enciendo y no paro... ¡A la cárcel todos! Pero vamos a ver... La niña tiene ocho años. Ni siquiera tiene la menstruación ni puede concebir... ¿De qué necesita tener relaciones esa noche el pedazo de cretino? ¿No puede esperar a que pasen los años y que ella sea mayor? ¡Si ya es su mujer! ¡Nooooo ellos van y abusan de ellas! Y no hay manera de detener esto. Increíble. Arrrghhhhh...
Me parece completamente impresionante que en algunos sitios del mundo pueda llegar a pasar algo asi... Creo que la sociedad debería estar igualmente evolucionada en todo el mundo, no puede ser que ocurran estas aberraciones.

http://www.uniradioinforma.com/movil/articulo/259455

Hace dos años, en clase de ético-civica la profesora nos puso una película que hablaba de este tema, os dejo la entrada a Wikipedia para que os la leáis. La verdad es que me pareció que esta muy bien y que es una denuncia en toda regla sobre esta injusticia.


http://es.wikipedia.org/wiki/Agua_(pel%C3%ADcula_de_2005)

¡Uuuuhh! Ya llegan las tentaciones.

VANIR NEWS: Hoy nos ha llegado la muestra definitiva del libro reversible de Liah S. Queipo, DOBLE TENTACIÓN, han quedado impresionantes, la semana que viene salen ya de imprenta y esperamos poder enviar todos los libros de la Preventa o el viernes día 4 de abril o el lunes 7...
La Preventa seguirá abierta hasta que enviemos los libros... El libro más original del año ya está aquí... En todas las librerías y en ebook a partir del 14 de abril...

¿TE VAS A PODER RESITIR A LA DOBLE TENTACIÓN ?

¡Qué ganas de empezarlos a leer!

Más PANTERAS

Dos impresionantes reseñas más en dos blogs preciosos. Estantería azul y Fantasy World. Haceos seguidores de estos bloguers que os voy poniendo. Son súper respetuosos y cuidan muy bien sus reseñas. ¡Besotes!
http://fty-world.blogspot.com.es/2014/03/panteras-lena-valenti.html
http://www.estanteriaazul.com/2014/03/panteras-de-lena-valenti.HTML

Más reseñas de PANTERAS, dentro de poquito os podré poner la mía, ¡que nervios!

Categorias de lectores.

Acabo de ver esta publicación de Llibreria Éfora, donde ayer se hizo la firma de Revilla:

Hoy queremos dar los buenos días a todos los lectores , en Éfora tienen cábida todos .
1.El lector promiscuo: No duda en abandonar un libro que ha empezado para iniciar otro.
2. El lector cascarrabias.
Es exigente y voraz. Aunque no le guste un libro jamás lo deja a la mitad, aun opine que el autor no puede unir dos frases con sentido.
3. El lector cronológico....
Compra un libro y hasta que termina de leerlo vuelve a la librería por otro.
4. El lector aniquilador.
Los lleva a todas partes. Quiere tanto a sus libros que ahora están llenos de hojas sueltas, cubiertas rotas o manchadas y páginas amarillentas, por el ajetreo del ir y venir.
5. El lector ocupado I.
Le gustan tanto los libros que incluso compra varios en un mismo momento, pero luego al llegar a casa los coloca en un librero donde pueden pasar un par de meses. Cuando finalmente los lee, lamenta haber tardado tanto en hacerlo.
6. El lector ocupado II
La verdad no le gusta leer, pero le gusta presumir que compra libros.
7. El librófilo
Más que la lectura, lo que este lector disfruta son los libros como objeto. Su olor, sus colores, las páginas amarillentas, los viejos y los nuevos, los considera más una obra de arte
8. El anti-lector
Piensa que los libros son muy largos y jamás lee.
9. El espíritu libre
Es el adulto que lee libros infantiles, o el niño que lee libros para adultos. Cada vez más la sociedad acepta a estos espíritus libres de la literatura sin el menor sonrojo.
10. El multi-tarea
Aunque siempre termina los libros, lee varios a la vez y termina confundiendo personajes, nombres y tramas
11. El lector somnoliento
Su momento favorito de lectura es antes de dormir. Ya cómodo en su cama no consigue mantener los ojos abiertos y despierta en la madrugada sólo para apagar la luz y cerrar el libro.



Creo que yo no podría definirme como ninguno de estos lectores ya que, devoro libros, me encanta tenerlos como adornos una vez leídos, nuevos, viejos, grandes, pequeños, leo varios a la vez, por la noche, de día, a todas horas... Mmmmm... Habrá que hacer una nueva categoría.

Sabias palabras de Pablo Neruda.

Revilla y sus libros.

Se me había olvidado poner los títulos y correspondientes portadas a los libros de Revilla, así que os dejo otra entrada con ellos:

 

Un ratito con: Miguel Ángel Revilla.

Ayer a media mañana estuvo en una librería de debajo de mi casa el gran Miguel Ángel Revilla.
Con esto no pretendo meterme en ningún tema político ya que yo hablo de su rama escrita y como persona.
Salí de casa rápidamente, ya que llegaba tarde. Desde donde estaba podía ver perfectamente una gran cola, la gente se apelotonaba contra la entrada de la librería, haciendo cola por conseguir el autógrafo de Revilla.
 

Al llegar una señora, amablemente, se puso a hablar conmigo. Me contó cosas de Miguel Ángel que yo ni siquiera sabía, estaba emocionada por poder conocerle y dijo que era una gran oportunidad para hacerlo. En su opinión, y ahora también la mía, es un gran hombre.
Después de haber estado haciendo la cola y sin llevar el libro, me dijeron que debía esperarme al final ya que tenían prioridad los libros, y que más tarde firmarían fotografías. Tuve que quitarme de la cola, ya que mi turno no iba a llegar tan fácilmente, aunque cinco minutos después el hombre que se encargaba de hacer pasar a la gente me dejó entrar. La señora con la que había estado hablando al principio vio que volvía a estar a la cola y me hizo ponerme delante de ella, donde antes estaba.
Solo quedaba una pareja delante de mi. El chico no llevaba más que un papel para que le pudiera firmar, le explicó la situación a Revilla y él como quien no quiere la cosa dijo:
- ¿Por eso no tienes el libro? Traedme uno inmediatamente para aquí, que este chico no se va a ir sin a su casa. Se lo regalo yo.
El muchacho no tenia dinero para comprárselo. Se lo firmó y me tocó a mi. Resumen: un hombre de diez.

 
Después de haber estado esperando, valió la pena. Gran persona, Miguel Ángel.

Por la mañana...

 
No hay nada mejor que empezar la mañana con un buen batido de fresa y Panteras. Que ganitas tengo de poder leerme ya Doble Tentación de Liah S. Queipo.

Lena, Marcela Ferrari y Fernando Belasteguin.

Hoy comparto lo que una pantera como Marcela Ferrari (entrenadora padelera) colgó ayer en su muro acompañada de Fernando Belasteguin (número 1 del mundo del Padel). Muchas y muchos se van a unir a la causa de esta historia de amor, de aventuras, llena de valores humanos y repleta de libertad. Panteras es para todos, hombres y mujeres, sin diferencias, y va más allá de lo que es un libro del género... Sólo hay que leerla para descubrirla y que te dé un zarpazo en el corazón. Poco a poco iré colgando más fotos sobre este movimiento. Veréis cuántas sorpresas... #SoyPantera

VANIR NEWS

VANIR NEWS: Que contento estoy de la alianza que hemos hecho entre Penguin Random House y Editorial Vanir... PANTERAS está yendo increíblemente bien y encima estamos aprendiendo muchísimo de gente con tanta experiencia y talento como Deborah Blackman, que fantástica editora y que gran equipo que tiene. Estamos deseando que empiece la gira y compartir momentos con todos vosotros...
 
¡Los mejores! No pudo haber sido mejor. Corner 112.

¡Ups!

Hoy os hablaré de la firma de libros de ayer con Miguel Ángel Revilla, y muchas cositas más. Siento haberos tenido algo abandonados, ¡también os daré explicaciones!
¡Pasad una buena mañana!

27 mar. 2014

¿16 páginas en una sola entrada? ¡Con Lyss sí!

Parece que todo va a explotar, a volverse cenizas.
Valkyrias y einherjars, enviados por el mismísimo Odín libran una gran batalla contra los elfos oscuros, y es aquí donde me encuentro, junto a ellos.
El cansancio hace meya en mi. Me muevo con agilidad, pero no tanta como al principio, hay algo que me falta.
Los enanos intentan atraparme, pero, como si bailáramos, los esquivo. A mi alrededor puedo ver árboles destrozados, agujeros en el suelo hechos por los impactos del resto. Huele a humo, a fuego, a sangre y a miedo. Yo no lo tengo. Ahora uno salta sobre mi, se agarra a mi arco y me pasa el brazo por delante de la garganta, apenas puedo respirar.
En menos de un minuto deja de hacer fuerza, algo ha impactado en él, aun sobrepasa su pecho y araña mi espada. Puedo notar su fría sangre empapando mi ropa, tiñéndola de escarlata, también siento el escozor que producen las heridas que me acaba de hacer.
- ¡Joder!- escupo.
Detrás de mí se encuentra mi nonne, entre sus manos tiene bien agarrado su arco, y con una gran sonrisa me mira. Se divierte, le encantan estos momentos. Tiene la cara manchada de algo que parece ser sangre, pero aun así, ella, ni se inmuta. Como buena valkyria, e hija de Freyja, es hermosa. Su pelo, castaño rojizo, se recoge en una alta cola de caballo que le llega a los hombros, en el cuello lleva un pequeño collar en forma de luna.
- Gracias, ¿no?- me dice interrumpiendo el ''estudio'' visual que hago de ella.
- Gracias, mo nonne.- le digo en noruego, mi hermana, mientras le guiño un ojo.

No se como he acabado aquí, pero... ¿Es posible tener a tu enemigo frente a ti, amenazado por tu espada y no lograr matarlo?
El filo de esta está rozando su cuello. Estoy sentada sobre él, con mis piernas a cada lado de su cintura, inmovilizándolo.
Noto como respira, agotado, pero aún con ganas de más. Su pecho sube y baja rápidamente igual que lo hace el mío. Estamos ambos en una situación parecida, solo que uno de nosotros mantiene el control de esta.
- ¡Vamos, valkyria! ¡Hazlo!
Le paso la cuchilla por la garganta, acariciando la zona. Quiero degollarlo, ver como su propia sangre le impide respirar, encharcándole los pulmones.
Observo la rabia que emana de sus ojos, la ira que desprende su cuerpo. Tiene la cara manchada de negro, carbón. No es muy corpulento y voluptuoso, pero tiene fuerza. Ahora apenas se mueve, ha dejado de forcejear, como hacia al principio.
- ¿Por qué no lo haces ya?- me grita en un tono burlón.- ¿Tienes miedo, guapa?
Me paso la espada a la mano izquierda, y con la derecha le propino un buen golpe en la mandíbula que lo deja en blanco, haciendo que la herida que tiene en el labio vuelva a sangrar.
- ¡Cállate, elfo estúpido!


El mármol blanco reluce bajo mis pies, brilla por la luz que ilumina el Valhalla. Cientos de guerreros se congregan frente a sus dioses. Ante nosotros esta Thor sentado en su trono, con el gran Mjölnir. Junto a él se encuentran Odín y Freyja. El dios de los dioses, de pelo blanco y de un solo ojo, imponente, raudo y duro. Ella, sin embargo, parece delicada, suave y dulce, pero al mismo tiempo tiene el semblante de una pantera, traicionera, dura y vengativa. Es preciosa.
- Es vuestra hora, alguno de vosotros deberéis bajar. Una gran batalla se librará en el campo donde la luna dibuje su rostro. Allí os encontraréis dificultades, entre ellas los elfos oscuros. Será a ellos a quien deberéis exterminar.- Odín, con su poderosa voz hace una pausa, dejando que el aire entre en sus pulmones. Aún siendo un dios, necesita hacerlo.- No solo descenderán einherjars, sino que sus respectivas parejas lo harán con ellos. Allí abajo os podéis encontrar con muchas cosas, peligros que cuestionaran lo que hagáis y en la forma en la que actuaréis, pero, aun así, no os separéis. La unidad y la confianza en vosotros mismos hará que lo consigáis todo.


Nadie dice nada, todos estamos atentos a lo que explica y a los consejos que nos da.
De repente, el silencio sepulcral desaparece a manos de Freyja.
- Oh, ¡qué bonito! A sido tan esperanzador y tierno…- dice en un tono sarcástico, mientras aplaude. Sonríe y prosigue:- Hacedle caso al tuerto. Acabad con todos aquellos que son capaces de crear el mal. Arrolladlos, descuartizadlos y cuando acabéis, sentíos orgullosos, reíros frente a ellos, porque aún sin ganar, saldréis victoriosos por el mero hecho de haber tenido las suficientes agallas como para enfrentaros a toda esa escoria.
Sus hijas, las valkyrias, lanzamos pequeños gritos y ronroneos, aprobando lo que dice. Ellos, al percibir nuestra alegría y orgullo, gritan:
- ¡Gunnr!
-Descenderán la gran mayoría de los que tengan pareja, no podemos arriesgarnos a quedarnos sin refuerzos.- Thor por fin habló.- Como bien han explicado, vuestro deber es ese. No hay más. Luchad, y salid con vida de allí. Podría decir que el destino os traerá hasta aquí, pero eso solo las nornas podrán dictarlo.
Hizo una pausa, dejando que el resto pensáramos en ello, y siguió con su discurso:
- Preparaos, vuestra llegada al Midgard será junto a la próxima tormenta.
Tormentas, perfectas en todas sus formas, sobre todo para nosotras, ''hijas'' de Thor.
- Ahora, que cada uno se marche a sus aposentos. Allí, los que debáis bajar, encontraréis algo que lo diga.
El Valhalla, es un lugar lleno de salas y cambras, cada guerrero tiene la suya, igual que valkyrias.
- Eh, preciosa, ¿ya te ibas a ir sin despedirte?
Justo antes de salir por aquellas enormes y majestuosas puertas, la cantarina voz de mi nonne me atrapa. Doy la vuelta, girando sobre mis pies y sonrío, o eso intento.
- No, pero... Quería ir a dar una vuelta... No se que haré, aquí sola mientras tu estés en el Midgard con Cohl. Yo... Prométeme que irás con cuidado, mi pequeña felina.
- Tranquila, nonne. Todo irá bien.
Ella, con los sentimientos a flor de piel y con los ojos vidriosos, se acerca a mi y me abraza.
- Shh... Sí, todo irá bien. Más te vale acabar con todos ellos o seré yo quien baje, para darte una buena tunda y espabilarte.
Una lágrima resbala por su mejilla y se estampa contra el suelo. La miro y empieza a reír.
- Te voy a echar de menos.
- Y yo a ti, tonta.
- Clare, ¿vienes?- le dice su einherjar, Cohl.
- ¿Ya quieres acapararla?
Ríe, me mira, y rápidamente contesta:
- Eso solo lo haces tú.
Frunzo el ceño y clavo mis ojos en los suyos.
- Cuida de mi pequeña, o te arrancaré los brazos y te azotaré con ellos, que se que te gusta.
Le sonrío y le guiño el ojo derecho.
- Ves con cuidadito, guerrero.
Después de amenazarlo, beso a mi hermana en la mejilla y me voy a mi habitación dando saltitos, como una niña pequeña.
Recorro el pasillo como tal, hasta que llego a la esquina que lleva a los dormitorios. Todo irá bien, tranquila.- me repito. Paso los brazos por debajo de mis pechos y me abrazo. Daria lo que fuera por poder luchar junto a ellos.
Paro frente a la puerta de lo que se podría llamar mi hogar, la abro y entro. Hay un pequeño pasillo, el suelo es de moqueta granate, las paredes son lisas y blancas, a mano izquierda hay un baño precioso, aunque demasiado grande para mi sola, con las paredes de piedra negra y rugosa. Frente a él hay un gran vestidor, lleno de ropa y zapatos, es completamente perfecto, cualquiera desearía poder tenerlo. Sigo andando y llego frente a la cama, un sobre negro destaca sobre las sabanas.
¿Un sobre?
Me acerco poco a poco a él. No puede ser, no puede ser, yo no puedo...- me digo, intentando controlar mi desbocado corazón, que solo hace que luchar por escaparse de  mi pecho. Lo cojo, noto su tacto, es suave como el algodón, como la piel de un recién nacido. En su interior hay una tarjeta del color de la plata con un texto negro, brillante y perfecto, en cursiva.
           << Lyss, valkyria del rayo, hija de Thor y acogida en el seno de
        Freyja,  descenderá junto al resto de sus compañeros y su pareja,
                durante la próxima tormenta en el Midgard.>>

No hay más, solo eso. Mis ojos se humedecen al instante, tanto que ya apenas puedo distinguir las letras que tengo frente a mí. ¿Bajar? Sí, junto a mi pequeña, no iba a estar sola. Cierro los ojos y aprieto el sobre contra mi pecho, por fin ha llegado la hora... Es mi momento. La felicidad  me ha invadido, y las lágrimas no dejan de caer, alegres, contentas, pero a la vez asustadas, tienen miedo a lo que pueda haber ahí abajo. ¿Y si al caer desaparecen? No, eso no puede ser, juntas son fuertes, y si se unen, la gota será aún mayor.
Salto, corro, e incluso vuelo. Pequeñas descargas salen de mis manos, hilos de luz que despegan y caen contra todo, dibujando formas en el aire, viajando por él.
Salgo de la habitación y vuelvo a pasar por aquel pasillo que hace apenas cinco minutos  antes me había desquiciado, voy rápido, mucho, tanto que para un humano sería prácticamente imposible saber  realmente donde estoy. Lanzo gritos de alegría, no me lo puedo creer. Al final de este veo a Clare junto a Cohl. Que raro, pienso sarcásticamente.
Nada más llegar a donde está, salto encima de ella, para que me agarre. Se asusta al notar mi cara y mi cuello mojado por las lágrimas que hacia nada se me habían escapado.
- ¿Qué ocurre, pequeña?- me dice preocupada.
Niego con la cabeza, pero no le contesto. Me abraza más fuerte, y eso hace que mi corazón sonría, tanto o más de lo que ya lo hago yo.
Entonces, me aparta de ella, se pone en frente y me observa entera. En las manos llevo el sobre, igual que el que sujeta Cohl éntrelas suyas.
- ¿Bajas?
- No me lo puedo creer... Claro, o eso es lo que pone aquí dentro.- digo alzando la tarjeta.
- Pero, cielo... Tu no tienes pareja...
No había pensado en aquello, ¿cómo podría ir sin mi einherjar? La ira me nubla la razón, los dioses me la han jugado, alimañas despiadadas...
- Tengo que bajar, tengo que bajar...- susurro.
Me aparto se ella y voy al salón principal del Valhalla donde, probablemente, se encuentre Freyja. Abro de un plumazo las grandes y pesadas puertas, provocando un gran estruendo.
Empujo, y dejo a un lado, a todos aquellos que aquí se encuentran, hasta que llego frente a ella.
- Lyss, ¿qué ocurre?- dice secamente
- ¿Qué que ocurre, dices? ¿De verdad me estas preguntando qué  que  ocurre? ¡Me habéis engañado! ¡Sois unos hijos de...!
- Calla, pequeña loca.
- No voy a callarme, no podéis jugar conmigo así, ya no.
Me observa, y ríe descontroladamente. Todo el mundo nos mira, desde el primer grito hasta ahora. Ella sigue y apenas puede hablar. Ahí se muera de la risa, la mala pécora..-pienso.
Las manos me arden, a causa del enfado, tanto que es imposible soportarlo y no dejar que nada de lo que aquí abajo se cuece, salga. Pequeñas descargas luchan por escaparse de mis manos, algunas salen y es una de estas la que llega a la diosa pantera.
- ¡Qué te crees que haces!- chilla mostrando su rabia.
- Yo...- había sido sin querer, pero se lo tiene bien merecido.
- ¡Tu nada!- me dice mientras me da un bofetón.
- Zorra...- digo con un hilo de voz que se escapa de mi boca.
Todo el mundo esta callado, nadie osa decir nada, no ante ella, y menos estando enfadada.
-Ahora...Si quieres sabe porque has sido elegida, deberás darme algo a cambio.
Una diminuta Lyss, en mi cabeza, me dice que no, que me vaya y no le haga caso a nada. Pero hay algo en mi que me empuja a acceder a lo que Freyja me pide.
- ¿Qué quieres?
- Tu palabra, dámela. Deberás aceptar aquello que sea tuyo, te guste o no.
- Vale...
-¿Sí?
Asiento con la cabeza.
- Dilo.- me ordena.
-Te doy mi palabra.
- Ahora, di que me adoras, y que sabes que soy la más deseada.
- ¡Y una mierda!
-Bueno, va, ya me sirve.-dice subiendo los hombros un poco.- Las nornas nos aconsejaron que fueras con los guerreros aún estando más sola que la una.
Me rio y la miro con incredulidad.
- ¿Eso es todo?
- No te dije que fuera a ser largo...-dice haciendo una breve pausa-  Ahora, ve a preparar las cosas para ayudar a tus hermanas y sus einherjars. No te escaquees con la excusa de que irás con el resto.
Asiento y vuelvo a recorrer el camino que antes ya había formado para llegar a donde está. Todas ellas me miran, más bien, analizan lo que hago, cada movimiento que se produce en mi cuerpo.
- ¿Qué pasa, tengo algo?- les digo.
Ninguna dice nada, solo me miran anonadadas, hasta que me encuentro con Amish, la valkyria más arrogante, y arpía que haya podido existir. Es preciosa, como todas, pero igual que Freyja recuerda a una pantera, ella lo hace con cuervos y buitres. Un largo cabello negro se recoge en una fina trenza que le llega hasta la cintura, debe ser incómodo luchar con ella por ahí danzando, pienso.
En varias ocasiones he estado bajo su mando, ya que es una de las pocas valkyrias que han regresado del Midgard después de una dura batalla, junto a su einherjar, por supuesto. Es rauda y dura, pero quisquillosa y maniática, y a mi me la tiene, mucha
- Sí, tienes algo, pero siempre lo mismo, tu cara.
No podía faltar el comentario de la reina de las urracas.
- Por lo menos yo no voy manchada de mierda siempre. Al ir al baño te limpias con la trenza, ¿no? Así, ahorras papel.
La aparto con la mano y paso junto a ella, dedicándole una sonrisa falsa.
Mis pasos son firmes, decididos, estoy contenta de que al final no haya ningún error, me moriría si fuera así. Tengo ganas de oír como esa basura me ruega que no la mate, notar como su vida, si es que se le puede llamar asi, se escapa entre sus dedos.
De alguna manera, es como limpiar el mundo, hacemos que esas almas corrompidas por la sed de sangre desaparezcan y no contaminen un terreno que no es el suyo.
Dos días después, aún seguimos a la espera de que Thor nos avise de la gran tormenta. Lo más sencillo sería que él mismo la convocara.
Me visto con las ropas de lucha, aquel creada por los dioses, hecho para regenerarse y ser casi indestructibles. Este está compuesto por unas mallas y una camiseta de manga intermedia, hechas con partículas de titanio y esencia de rayo. En la camiseta hay partes de un metal especial forjado por los mismos enanos que un día hicieron la lanza de Odín, Gungnir. Los hombros, parte del pecho y de la espalda está recubierto por este. A medio brazo, de ambos, todas las valkyrias llevamos un bracalete.
Observo a la mujer del espejo, no parece tener más de veintidós años, aunque realmente es más longeva que la Tierra.  El pelo le cae como si fuera una cascada, sobre los hombros y las ropas, es de color borgoña, opaco y brillante como las oscuras noches que abarcan el Midgard desde el inicio de la rebelión de los elfos. Tiene los ojos plateados, grandes, redondos como nueces. No deja de pestañear, lo hace muy rápido, pero no tanto como cuando ya apenas puede contener las lágrimas, que a veces asolan su radiante rostro y su dulce mirada. Ahora sonríe, levanta la mano y se toca los labios. Mis labios. Son rojizos, lo que hace que apenas tenga que ponerme nada para destacarlos. El brazo cambia de sentido, se va hacia su compañero, unos centímetros más abajo de la bue, el brazalete, pasado el codo, hay una delgada y rosada linea. Una cicatriz, no se ha ido, se supone que las valkyrias debemos ser perfectas, y yo no lo soy, tengo una tara. Tal vez sea la razón por la cual aún no ha llegado la mitad que me corresponde. Una mueca de tristeza se dibuja en mi boca justo antes de que cierre los ojos. Varios y agresivos golpes  hacen que los abra, me sobresalto. Alguien está aporreando mi puerta, así que la abro.
- ¡Nos vamos, princesa! Ha llegado la hora de volar.- dice mientras da saltos por el pasillo- ¡Venga! El Alfather nos ha convocado. Hay que abandonar el Víngolf en menos de diez minutos.
¿Odín quiere vernos antes de marchar? Es extraño, aunque tampoco tanto. Dejo que la entrada de mi cuarto se cierre, y persigo a Clare.
Entramos al gran salón, un grupo de siete einherjars y valkyrias están frente a Odín  y la diosa pantera. Al lado de estos esta Cohl, esperando a mi nonne, con los brazos cruzados y con cara de enfado. Es demasiado fácil saber cuándo esta de morros, y cuando se le puede pedir un favor. Tiene la piel oscura, no mucho, pero si tostada, unas manos grandes y el pelo corto, sus ojos son muy oscuros, tanto como el carbón pero a la vez destelleantes como cuando el cielo se plaga de estrellas, observa a su mujer y es cuando estos se ponen así. Ambos veneran el suelo que pisa el otro.
- Tortugas...- susurra Freyja, para que podamos escucharla todos.
Le lanzo una mirada, de aquellas que prenden fuego al hielo y congelan el mismísimo infierno. Cada día que pasa, la soporto menos, es bien cierto que la adoro, pero no es más que una mete-mierda.
- Ahora que, por fin, estamos todos aquí- dijo el dios, haciendo referencia a nuestra falta de puntualidad.- Me gustaría desearos buen viaje a todos. Sed fuertes, mis guerreros, cuidad de ellas, aunque se que a ninguna le faltan ganas para descuartizar y acabar con todo lo que se os ponga por delante. Volved con vida.

Las cientos de estrellas que antes adornaban el cielo ya no están, han desaparecido sin dejar rastro, la Luna tampoco esta presente ante nuestra inminente llegada. Los rayos chocan contra el suelo, levantando parte de la arena y de la hierba que hay. Una inmensa llanura, verde, iluminada por los flashes de luz, se extiende bajo nosotros  aunque no es lo único, también se puede divisar una espesa neblina que se come el terreno y no deja ver más de dos metros más allá de donde estamos.
Ahora, los enviados de Thor cambian de color, pasan de blanco a azul celeste, centelleantes y llenos de fuerza. Apenas nos queda tiempo para llegar así que cojo la mano de Clare y la apreto fuerte.
Esta vez le ha vuelto a tocar bajar a Amish, a ella se le da mejor volar, con esas alas de murciélago que tiene, solo le falta beber sangre para convertirse en uno de ellos. Mandona como siempre, dice:
- En menos de cinco minutos, llegaremos a tierra firme. Así que estad atentos a todo aquello que nos rodee.- hace una breve pausa y continua- Lyss, como a ti te cuesta un poco aterrizar, a causa de tu... mmm... Soledad, ves con cuidado, no podemos retrasarnos.
- Tu si que eres una retrasada, chupa sangres. Sigue así y serás la nueva manca del Valhalla, podrás ir a conjunto con Odín, el tuerto y la manca.- digo con mala leche, aunque al pronunciar el nombre del Alfather le pongo un cariño especial, para que no tenga muy en cuenta el grosero comentario que acabo de hacer.
Echa un soplido al aire, dando a entender que no responderá a mi ataque. Se pone al frente de todos y empieza a descender, poco a poco, como si fuera una suave pluma.
Miro hacia atrás, y veo a mis hermanas, todas ellas baten sus alas, desplegadas, hermosas como las de un colibrí. No hay nada más elegante que ellas. Algo punza mi corazón y atraviesa mi alma, después de tanto tiempo esperando en el reino, esperando a que algún guerrero se me encomendara y aún sigo sin. La urraca tiene razón, estoy más sola que la una. Una pequeña lágrima se me escapa. Es el destino, las nornas lo han querido así, y si estoy aquí también es porque ellas lo han mandado. Debo agradecérselo.

Mis pies por fin tocan el suelo, algo que no es ni moqueta ni mármol, y la verdad es que se agradece. Poder notar como la tierra cruje bajo mis pies, como se esconden entre los brotes verdes, es algo fantástico. Pero no había pensado en que los zapatos se me ensuciarán. Da igual. Salgo corriendo, mientras agito los brazos y suelto pequeños gritos al aire,el mismo que me acaricia y se lleva mi pelo.
Me siento totalmente libre, no necesito nada. Estoy sola. Sí, pero soy yo, algún día en estas tierras u otras encontrare a mi príncipe, o lo que sea que vaya a plantarse frente a mí. En mi interior no hay nada más que paz y fuerza para continuar con lo que se me ponga por delante. Estoy eufórica.
- Eh, ¡tú! Estate quieta.- dice uno de los einherjars.
-Me da igual lo que me digas, seguiré haciendo lo que me venga en gana.- canturreo mientras empiezo a dar saltitos.
- Lyss, ven aquí, anda.- me dice Cohl.
- Prrrrr...- estoy cansada de no poder sentirme yo misma, y aquí lo hago al completo.
Voy hacia donde se encuentran y veo como una pequeña luz se acerca.
- Mirad.
Los guerreros cogen sus armas y las desenvainan. Las valkyrias, al igual que ellos, hacen que de sus bue aparezcan sus flechas y el arco. Están todos a la defensiva menos yo, sé que no ocurrirá nada, no sé cómo... Simplemente lo sé. Aparto a todos, y paso frente a ellos. Ante nosotros aparece un chico, joven, de no más de dieciocho años. Lleva una larga, rizada  y rubia melena hasta los hombros, parece un ángel, delicado. Va vestido con unos tejanos oscuros, estrechos, que le atrapan las largas piernas, con una camiseta de manga corta y una camisa a cuadros, conjuntada perfectamente con los colores de la otra ropa. Vaya... Suerte que ya nos habían advertido sobre ellas.
- No haré nada, estad tranquilos.- dice el muchacho en un tono neutro.- Vengo a daros la bienvenida, sois los elegidos de los dioses para ayudarnos en nuestra lucha aquí, ¿no?
Amish se acerca a él aún con las flechas y el arco en las manos. Esta seria, como siempre, mantiene su postura desafiante, aquella que pone al intentar intimidar a alguien. Tiene la espalda completamente  recta y saca pecho, el poco que Freyja le ha dado.
- Sí, ¿Qué te crees que bajamos por gusto?
El nerviosismo es palpable en el ambiente. El joven vanirio respira rápidamente, no está asustado, solo es que no sabe cómo reaccionar a tal situación. Deja el farolillo en el suelo, se coge las manos, esconde una dentro de la otra y deja que sus dedos jueguen con los otros.
- Deja al crío tranquilo, que solo ha venido a buscarnos. Además, sí, yo lo hago por gusto.- le digo guiñándole el ojo al rubio.
Suelta un suspiro, baja la vista y al alzarla, su mirada y todo su cuerpo parecen más sosegados, tranquilos.
- Gracias, mi nombre es Stephen Holl.- dice, esta vez, dirigiéndose a mí con una amplia y blanca sonrisa.
El primer hijo de los Vanir, que conozco. Estoy eufórica, como un niño al abrir un regalo en navidad, aunque realmente soy igual que ellos al abrirlos. Suelto una débil risilla. Desde un buen principio, y después de haber estado tanto tiempo en el Valhalla, sin apenas entretenimiento, sabemos todo lo que ocurre en el Midgard y los seres que lo habitan.
Vanirios y berserkers pueblan estas tierras, protegiendo a los humanos de lobeznos y vampiros, hijos del dios de las trampas, Loki. Nada más crear a los humanos, como un proyecto de superación, Odín tuvo, también, que transformar a algunos de ellos en guerreros inmortales con rasgos lobunos, ya que el lobo era su animal predilecto. De esta mutación aparecieron los berserkers. Más tarde, Loki, quiso hacer sucumbir a los inmortales y, en algunas ocasiones, lo consiguió. Cayeron bajo el efecto de la sangre, que los controlaba y les impedía razonar. Al ver como algunos de los enviados del dios Aesir acababan a manos del joker, los Vanir, Frey, Njord y Freyja acudieron a su ayuda, otorgándoles la inmortalidad y diversos dones a algunos de los humanos más destacados de toda la historia. Celtas, samuráis y vikingos acabaron siendo cambiados por los dioses.
- Seguidme, por favor.
Voy hacia donde está el pequeño Adonis, me giro y veo como mis hermanas, junto a sus einherjars guardan las armas. No hay peligro, no aparentemente, aunque tampoco presiento que vaya a haber ninguno.
Se mueve con gran rapidez, haciendo que sus piernas brinquen sobre el suelo, aunque hay momentos en los que parece que hasta levite. Le seguimos, también somos rápidos, no tanto pero tampoco nos cuesta mucho esfuerzo hacerlo, por lo menos a mi.
El muchacho nos ha traído hasta un pequeño claro en medio del bosque. De repente para, se queda inmóvil, esperando algo. Yo, en cambio juego con la arena y la hierba sobre la que descanso. Lagunas de tierra se abren por el desgaste, las piedrecillas luchan por escapar a la presión que hacen mis pies sobre ellas.
Noto como respira, y logro escuchar como su corazón bombea la sangre por todo su cuerpo. BUM-BUM, BUM-BUM. Es hipnotizador. Veo como sus músculos se contraen y se relajan por el esfuerzo. No es esbelto, más bien es todo lo contrario, sus brazos y sus piernas son delgadas  y poco definidas.
- ¿Qué hacemos aquí?- dice Clare.
Él se gira, levantando el dedo índice y posándolo sobre sus labios pide silencio.
Frente a nosotros una multitud de los seres más hermosos que jamás nadie podría haber creado, aparecen.
Todos ellos van vestidos con ropa del Midgard, al contrario que nosotros, que vamos haciendo el ridículo con los atuendos que los dioses nos han dado.
- Vaya... Aquí somos nosotros los raros.- digo sin que me importe nada, mientras suelto una carcajada.
Todos parecen relativamente jóvenes, eso aparentan, algo que nosotras también hacemos. Al fin y al cabo todos somos inmortales.
- Sí, valkyria, sois... Especiales. Pero bueno.. Supongo que los vagos de arriba ya os habrán informado de todo lo que debéis saber, sobre la tierra, y nosotros.- La voz de una mujer me cautiva, atrapa toda mi atención.
Clavo la vista en ella, observo sus hermosos ojos bicolor, marrones y junto a la pupila una pequeña aureola del color de la miel que mancha el resto del iris, dejando motas brillantes.
Ahora la baja, e imito su gesto, tiene el brazo tenido, así que repito lo que hace, copiándolo todo. Pongo mi mano paralelamente a la de ella, y es entonces cuando me agarra del antebrazo.
- Jae, líder del clan vanirio de Alstom.
La cabecilla de todo ese ejército de inmortales es una mujer, me parece insólito, aunque realmente emocionante. Bella y blanca como la luna, con ojos de lince, con una mirada desafiante pero cautivadora, de apariencia dulce y de una fiereza inigualable..
- Lyss, valkyria chiflada y con las pilas bien puestas.
Hace una mueca, aun mirándome, algo parecido a una sonrísa, dejando a la vista unos perfilados dientes.
- Bienvenidos a mi territorio, mientras acatéis las normas todo irá como debe.- dice, camuflando la amenaza con un tono dulce.
- Gracias.
Jae gira la cabeza, un segundo, al escuchar como una rama se quiebra.
Me fijo en un pequeño grupo de gente que cuchichea, y de detrás de él sale una niña pequeña, delgada, con el pelo negro y muy pálida. Sus ojos verdes analizan a los extraños, a nosotros. Se esconde tras la mujer de los ojos ámbar. De repente, se clavan en mí. Una oleada de ternura se me estampa como una ráfaga de aire cálido. La inocencia de la niña me abruma y hace que mi boca tenga una peculiar curvatura.
- ¡Hola! ¿Cómo te llamas?- dice, con su fina y delicada voz.
Me acuclillo frente a ellas, y le tiendo la mano a la pequeña.
- Mi nombre es Lyss, ¿y el tuyo?
- Mi mamá me llama Ángel, pero yo no sepo...- dice a la vez que alza los hombros y los brazos- Tú también eres un ángel, ¿no? Has venido de allá.
<< Ángel>> señala el cielo, no sé bien que contestarle. Entonces es la líder vaniria quien me salva el culo.
- Sí, mi niña.
¿Su niña? ¿Es hija de Jae esa preciosidad? Pero...
- Hola, ángel.- saluda de nuevo la cría.- Mi mamá dise que sí.
- Pues si tu mamá dise eso, será que es verdad ¿no?
Aquella renacuaja que tiene mi corazón coge la mano de su madre y me sonríe.
- Sip.
Siento como me tocan la espalda, así que giro la cabeza para ver qué ocurre.Clare imita el gesto de la niña, está feliz.
Cohl me mira serio, a su lado están Amish y Erik, un vikingo rudo y fornido. El einherjar es uno de aquellos hombres, inmortales o no, que destacan por su... Estructura de cruasán, en definitiva, uno de sus brazos es como mis piernas juntas. Aún me cuestiono si realmente no es capaz de crear un huracán dando palmas.
Ese pensamiento y el hecho de imaginármelo, hace que no pueda evitar reírme.
Hay mucha gente junta, vanirios, einherjars y valkyrias, todos unidos.
Después de una reunión inicial entre las guías, y durante esta, nos mezclamos. Una característica que tenemos es que adoramos ser sociables y es algo que nos sale de forma natural, igual que la ira y la venganza.
Estoy sentada en un banco de madera, con pequeños detalles hechos a mano. Atenta a lo que pasa, estudio la situación. Aspiro el perfume que se ha generado, la tierra húmeda, la hierba pisada, y piel, algo sofisticado y elegante, es un hombre, un inmortal vanirio.
Escucho como se acerca, la distancia se hace menor a cada paso. Las piedras rechinan contra la suela de sus zapatos, algo que parecen unas botas. Miro al suelo, y con los pies muevo la arena, esparciéndola y creando pequeños montones.´
Sí, un par de botas se plantan a mi lado, bueno... Junto con su dueño dentro, quien se sienta en el banco.
- Eh, valkyria, ¿Qué haces tan sola?
- Tengo nombre, chupasangre.
- Bah, habiéndome llamado así ya no vale la pena.
- Oh... Qué lástima, el colmillos no quiere saber mi nombre...- digo sarcásticamente.
- Hagamos un trato, yo no soy el colmillos ni un chupasangres y me dices tu nombre.
El hombre, joven, sonríe de forma seductora y sexy, intentando cohibirme, en cierto modo lo logra, pero aun no es suficiente como para que le haga caso.
- ¿Qué gano yo a cambio?
Sigue con esa sonrisa, esperando a  que  me haga afecto.
- Dímelo, pequeña.- me dice poniendo una de sus manos sobre mi rodilla izquierda.- Vamos, dilo. Y luego nos vamos a dar un paseo.
¿Está intentando algo conmigo? ¿De verdad? Me rio, y lo miro con ironía.
- Responde a mi pregunta.
Me mira perplejo. Cuando los dioses volvieron inmortales a los guerreros les otorgaron grandes dones como la telequinesia, telepatía, el poder volar, comunicarse con la naturaleza, y entre ellos, también, el poder controlar la mente de según qué gente, como la de los humanos.
- Yo…- dice confuso.
- ¿Tú qué? ¿Respondes ya o te hago un croquis?
Es gracioso ver la cara de panoli que tiene en estos momentos. Sonrío, dejando que vea mis pequeños colmillos, aquellos que los Vanir nos impusieron para que fuéramos semejantes a ellos.
- Tú también eres una pequeña colmillos.
- Puedo serlo, pero no una chupasangres como tú. Así que aporta algo, o lárgate.  Aun siendo inmortal deberías saber que el tiempo es algo preciado.
El vanirio ya no sabe dónde meterse, si pudiera haría un hoyo y metería la cabeza, como si fuera un avestruz.
- Mmm… Así que la ‘’caída’’ no pierde el tiem...
- No, no lo pierdo, así que si me disculpas, o no, me largo.- digo interrumpiéndole.
Me levanto y dejo que su mano resbale por mi pierna hasta quedarse sobre la madera caliente, en la que hacía apenas unos segundos ocupaba yo. Mientras paso frente a él, y por la parte trasera del banco, muevo las caderas, de un lado a otro.
- ¡Dímelo!- me susurra al oído, pegándose a mi espalda.
Con un rápido movimiento de pies me deshago de él, me alejo. Observa como me muevo, como mi pelo se balancea de un lado a otro, igual que toda yo. Vuelve a mí, me agarra de la cintura y pega nuestros cuerpos, sin dejar que una brizna de aire pase entre nosotros.
- ¿Qué te crees que estás haciendo, translucido?- le grito al mismo tiempo que le pego un codazo en el estómago.
Suelta un gruñido, igual que el de un león herido. Me mira, sus ojos no parpadean, están completamente clavados en los míos. La furia interior de este hombre aparece,  se refleja en ellos, en como sus pupilas se han dilatado y ahora parece que son más blancos de lo que antes eran. Tienen un brillo especial, el mismo que tiene una fiera que quiere jugar con su presa. Pero esa no soy yo, porque lo mío es cazar.
De las bue hago que aparezcan mis flechas y el arco. Velocidad y precisión se unen haciendo que lo apunte. Me gusta, es excitante tener a quien disparar delante y notar como su  libido sube aún más por el simple hecho de querer controlarlo todo.
Me mira desafiante, con los ojos entrecerrados. El portal a su alma es más claro, le apetece jugar, pero lo que no sabe es que yo siempre gano.                                                                              
- Hazlo, colmillitos.
Sigo apuntando, las manos ya no me tiemblan. Cierro los ojos y me templo, hago que mi respiración sea regular, tranquila, mansa. Tenso bien la cuerda y sujeto con fuerza la flecha. No parpadeo, no me muevo, apenas dejo que el aire entre en mis pulmones. Me centro en él, en su cabeza.
Probablemente en estos momentos tenga cara de psicópata, pero es lo que hay, adoro matar. ¿Soy mala por ello? Creo que no, simplemente se me da mejor que al resto, y que quede claro que solo mato a aquellos que hacen mal.
-No te resistas más.
El viento se pega a mi piel como un perfecto nuevo traje, siento como seca mis ojos y agrieta mis labios.
Se va a mover, en el momento preciso suelto la flecha, que le roza el pómulo, le corta uno de sus mechones y se clava en la madera del árbol que tiene detrás. La sangre empieza a recorrerle la cara, es un pequeño hilo, pero visible.
Doy media vuelta, me cuelgo el arco y dejo que adorne mi espalda.
- No me tientes, vanirio, o acabaré contigo.

El cielo está cubierto de nubes, pero aun así puedo ver la luz azul que irradia.
La noche después de la llegada, fue larga, agotadora y estresante. Debíamos instalarnos, y aun siendo un lugar de paso, los vanirios se habían hecho con un edificio de dos plantas no muy lejos de donde ellos residen, todo para nosotros.
Abro la puerta del comedor que hay en la planta baja. Un olor dulce me embriaga.
Nada más entrar, hay una vitrina llena de ensaladas de toda clase, ingredientes separados, arroces, espaguetis, macarrones, carne, pescado… De todo. Se me hace la boca agua, pero aún más cuando me paro frente los postres. Flanes con nata, tartas de queso con base de galleta y mermelada, y la que más me llama la atención. Un brownie de chocolate y gelatina de cerezas. Me he enamorado, necesito probarla. Me relamo como si fuera una gata, alargo el brazo y cojo un plato, la gelatina que tiene por encima brilla, dulce.
-Mmmm…- ronroneo.
-Al parecer, a la colmillitos le gusta lo dulce.
Sobresaltada, doy un vote que me hace dar media vuelta. La voz… Otra vez el vanirio de la noche anterior.
-¿Qué?- digo seriamente.
-Nada, nada.- dice haciendo círculos a mi alrededor.- Yo también soy muy dulce, valkyria.
-Pues, si eres tan dulce, no te importará que te convierta en merengue, ¿no?
Mi tono ha dejado de ser ‘’arisco’’ para ser, esta vez, algo más sexy. Se acerca a mi, y le paso el dedo índice por los labios y luego por el cuello. Acariciándole. Nos junta más, y presiona su cintura contra la mía.

-Dicen por ahí, que las valkyrias sois vírgenes.- dice mediante un susurro.
-No somos precisamente una santas pero.. .Lo que han dicho es cierto.
La mini Lyss que hay en mí no puede dejar de reír, se ha vuelto loca al ver el panorama.
-Pero tranquilo, lo seguiré siendo.- le susurro al oído, mientras le doy un mordisquito al lóbulo de su oreja.
Me aparto de él, cojo mi tarta y me siento en una de las mesas junto a las ventanas, dejando que los pocos rayos del sol me acaricien.
El edificio tiene dos plantas. En la primera se puede encontrar un magnífico recibidor, con las paredes lisas y blancas. Hay un par de sofás y butacas, en el centro una mesa. En esta misma se encuentra una gran sala llena de libros, sus paredes son prácticamente estanterías. Podría vivir allí toda la vida y no pasaría nada. También se está el comedor y la cocina, dejando en la planta superior las habitaciones y el spa que han construido para nosotros.
Es como un pequeño paraíso, lleno de cosas que resaltan por su suavidad, la brillantez y la pureza. Supongo que aquí todo es así, o por lo menos aparenta serlo.
Las habitaciones son completamente distintas a las del Valhalla, y siendo sincera… Me gustan más estas. Tienen algo que las hace especiales.
Escucho como se acerca, el vanirio de ojos marinos no deja de insistir.
-¿Cuándo aprenderás que con las valkyrias no se juega a menos que sean ellas las que quieran?- le pregunto, sin apartar los ojos de mi tarta.
Esta delante de la mesa, apoya sus grandes manos sobre esta y se deja caer hacia delante para mirarme mejor. El pelo azabache y rapado brilla bajo las luces que han colocado para iluminar cada una de las ‘’islas’’.
Lo estudio, examino todo lo que puedo sobre él. Su tez no es muy pálida, pero tampoco se podría decir que es morena ni tostada, algo normal. Tiene la mandíbula marcada, y aún más se resalta cuando aprieta los dientes ante la presión y el desafío. Lleva un piercing en la oreja derecha, en la parte superior, es un pequeño aro plateado, delgado pero con algo negro que lo decora, una cenefa. Tiene una nariz pequeña, respingona. Sus pómulos están marcados, aunque tampoco abultan mucho, pero son completamente perfectos comparándolos con la forma de su boca, el labio superior es fino aunque carnoso y el inferior está hecho para ser una tentación.  Quiero notar como es pasar mi mano por esa escasa barbita de dos días que se ha dejado.
-   ¿Qué miras tanto, valkyria?
-   Miraré lo que quiera cuando quiera. Soy libre, ¿no crees?
Pone los ojos en blanco, no responde a mi pregunta. Pero se me queda mirando.
-   ¿Y ahora? ¿Qué miras tú?
-   Miro ese precioso pelo, las perlas que tienes para observarme, como te pasas la lengua por los labios para humedecerlos… Detalles.
Vuelvo a centrarme en mi delicioso postre, dejando que el guerrero nada más vea mi coronilla y los rizos que me caen sobre las orejas.
Cojo la cuchara que he dejado junto al plato y parto un trozo. Lo levanto lentamente para que no se me caiga y es entonces cuando él me lo quita.
-   Para mí- dice sonriendo, después de engullir el pastel.
Con una gran rapidez me levanto de la silla, cojo el plato y le restriego el brownie por la cara.
-   Todo tuyo, chupasangres.
Acto seguido, me voy a mi habitación con otra porción.
Se abren las puertas metálicas del ascensor, doy un paso al frente, miro a ambos lados del pasillo… Es muy largo, ahora a encontrar  mi cuarto…

Al entrar a la habitación una calidez especial me envuelve. El suelo, es de madera, lo que hace que la calor permanezca y no se disipe con tanta rapidez.
Nada más entrar hay dos grandes ventanales que van desde el suelo hasta el techo. Prácticamente es una de las ''cuatro'' paredes que hay.
No hay muchas cosas, una cama de matrimonio, unas par mesillas a cada lado, un escritorio y un aseo, con su ducha y su lavamanos. Algo sencillo, pero muy práctico.
Esta mañana un algodón de azúcar girsaceo ha tapado el cielo y apenas pueden escaparse los rayos del sol entre tanto manto. Hay claridad, pero no es algo que se pueda llamar luz, ya que solo es el reflejo de lo que realmente debería ser.
Dejo al superviviente sobre la mesa y me acerco al cristal. Pongo la mano en él, esta frío, bastante aunque no tanto como el hielo, pero sí más de lo que creía.
En algunos momentos me pregunto como será ver esta batalla desde el Asgard, tanta muerte y desesperación unida a la frialdad que tienen los dioses al observar cada una de ellas. Sin embargo, no pienso que ninguna de ellas vaya a ser tan encarnizada como el Ragnarök. El fin del mundo, de la era en la que nos hallamos y, en que humanos y dioses se hallan.
El corazón se me encoje ante tal pensamiento. No quiero que ocurra, pero creo que ya no es por ser yo la que viva o no, sino por el hecho de perder a aquellos a los que amo. Me aterra solo la idea de que llegue, pero cuando sea el momento no dudaré ni un solo instante sobre cual es el lugar que me corresponde y junto a quien debo luchar.
Me descalzo, siempre me ha gustado andar sin zapatillas, incluso por la montaña. Es una forma de sentir de todas las formas.
De un salto, me siento en la cama, acaricio la colcha y cruzo las piernas, una encima de la otra.
- Mmmm... La tarta...- digo mirándola desde la lejanía.
Ojalá no tuviera que levantarme, la verdad. Si fuera vaniria podría traerla en un abrir y cerrar de ojos..

Esta entrada con las 16 páginas que ya lleva Lyss, se la dedico a mis Panteras.